La letra de cambio y su endoso.
10 septiembre, 2018
Los pagos domiciliados y su descuento.
2 octubre, 2018
Show all

Tributación por módulos o método de estimación objetiva.

17/09/2018.

A la hora de darte de alta como autónomo puedes elegir entre dos métodos a la hora de tributar por tus ingresos en la declaración de la renta. Éstos no cambiarán tu forma de trabajar, pero sí el modo en el que se computa lo que ganas.
Las opciones se dividen entre al régimen de estimación directa (normal o simplificado) o el método de estimación objetiva, también conocido como módulos. Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas, pero también requisitos que debes cumplir para poder registrarte en ellos.
La estimación objetiva es el régimen más sencillo. En este caso el sistema de pago a efectos fiscales no depende de los ingresos y gastos reales. El cálculo de los beneficios se realiza a través de una serie de indicadores o módulos relacionados con elementos del negocio como los metros cuadrados, consumo eléctrico o personal trabajando. El beneficio fiscal de la empresa no es el real, sino que se estima en función de estos elementos.
Esto hace que el sistema no sea nada flexible y que siempre se pague la misma cuota, independientemente de los ingresos.
El sistema de estimación directa es el más habitual entre los autónomos, profesionales y empresario. Se puede definir como una versión reducida de una empresa. En este caso los beneficios se calculan según el rendimiento real. Es decir, se suman los ingresos y a éstos se le restan los gastos deducibles del negocio. Y sobre esa diferencia entre gastos e ingresos reales se aplica la cuota que corresponda en el IRPF.

Estimación directa o módulos: Cuál elegir y cómo hacerlo.

Cuando los rendimientos estimados por módulos son inferiores a los reales. En este caso es recomendable optar por el sistema de módulos.
Cuando inicias una actividad puede ser aconsejable optar por el régimen de estimación directa. El motivo es que posiblemente tus ingresos queden por debajo de lo que marcan los módulos, y así pagarás menos. De hecho, si la actividad es deficitaria, no pagarás nada.

Cómo contabilizar ingresos en módulos.

Como ya hemos explicado, en los módulos no se tienen en cuenta los ingresos reales, sino lo que se supone que un negocio con las características del tuyo ingresa.
La cuantía de impuestos a pagar en módulos no cambia respecto al autónomo o empresa al uso. En este sentido, el profesional deberá hacer la declaración de la renta en cualquiera de los casos y estará sujeto a los tramos del IRPF.
Lo único que varía es la forma en la que calculará sus ganancias, como ya hemos comentado.
Los autónomos en estimación objetiva también deberán realizar cuatro pagos trimestrales fraccionados como adelanto o retención a cuenta del IRPF.
Estos pagos fraccionados se realizan conforme al modelo 131. Las fechas para rellenar el modelo y entregarlo coinciden con las del IVA y son las siguientes:
• Primer trimestre: entre el 1 y el 20 de de abril
• Segundo trimestre: entre el 1 y el 20 de de julio
• Tercer trimestre: entre el 1 y el 20 de octubre
• Cuarto trimestre: entre el 1 y el 30 de enero del año siguiente

El pago fraccionado será de un porcentaje del rendimiento según lo establecido para el módulo a 1 de Enero. El porcentaje dependerá de la situación del autónomo y del negocio. Como norma general, la retención será del 4% y se reducirá al 3% cuando sólo se tenga a una persona asalariada y al 2% si no se cuentan con empleados.

Requisitos para darse de alta en módulos.

Las condiciones convertirte en autónomo en régimen de estimación objetiva son cerradas. Quienes deseen hacerlo deberán cumplir con los siguientes requisitos que marcan los límites de los módulos:
• Que las actividades que se realicen estén incluidas dentro de las permitidas, como podrás
comprobar en el siguiente punto.
• Que el volumen de actividad o rendimiento íntegro no supere los 250.000 euros, exista o no la obligación de emitir factura. Para las operaciones en las que sea obligatorio emitir factura cuando el destinatario sea un empleado, el límite se reduce a 125.000 euros.
• Que el volumen de rendimientos no supere los 250.000 euros para las actividades, agrícolas, ganaderas y forestales.
• Que el volumen de compras en bienes y servicios no supere los 250.000 euros. En cualquier caso no se tendrá en cuenta el inmovilizado para esta suma.
• Que las actividades no se desarrollen total o parcialmente fuera del ámbito del IRPF.
• Que no se haya renunciado o se esté excluido del régimen simplificado de IVA o del IGIC.
• Que no se haya renunciado tácitamente a la aplicación del régimen de módulos.

Actividades comprendidas en la orden de módulos.

• Agricultura y ganadería
• Pesca
• Comercio minorista: todo el sector, incluyendo quioscos de prensa, talleres de reparación de vehículos y otros talleres de reparaciones.
• Hostelería: restaurantes, cafeterías, bares, heladerías, hostales, pensiones y fondas.
• Transporte: de viajeros, mercancías y taxis.
• Otros servicios: peluquerías, salones de belleza, autoescuelas, mudanzas, tintorerías y fotocopias.
• Industria panificadora: actividades relacionadas con la fabricación de pan y bollería o masas fritas.
• Construcción: albañilería, carpintería, cerrajería, fontanería o pintura.

Los autónomos en módulos obligados a soportar retenciones están recogidos en el artículo 95 del Reglamento del IRPF y son fundamentalmente los dedicados trasnporte de mercancias por carretera y servicios de mudanza. El resto de actividades como la carpintería metálica, construcción, confección, industria del mueble e impresión, que antes tenían obligación de soportar esta retención, están excluidas de tributación por módulos desde enero de 2016 tras la entrada en vigor de la Reforma Fiscal.
En caso de renuncia o de superar los límites establecidos, por ejemplo en el nº de personas empleadas, deberás tributar en Estimación Directa Normal o Simplificada.

Cómo se calcula la cuantía del pago fraccionado.

Como regla general será el 4% del rendimiento neto aplicable, el 3% para empresarios autónomos con un asalariado y el 2% cuando no se disponga de personal así como en las actividades agrarias.